jueves, 27 de abril de 2017

Alien: The Crossing

Ayer se celebraba el Alien Day, un fecha que servía como conmemoración del lanzamiento de la primera entrega de la saga en 1979. La elección del día, que no corresponde a ningún estreno de las distintas películas de Alien, tiene que ver con la luna donde se encuentra al Xenomorfo en el Octavo Pasajero, y cuya denominación era LV-426, que trasladado al calendario estadounidense deja la fecha del 26 de marzo.

Efemérides y easter egg aparte, lo más relevante que sucedió ayer fue la publicación de un vídeo, de manos del mismo Ridley Scott, que sirve de enlace entre el final de Prometheus y el próximo estreno de Alien Convenant.


En el vídeo, que sobre estas líneas podéis ver subtitulado, se muestra a Michael Fassbender de nuevo en su papel del androide David siendo reparado por la doctora Shaw, personaje de Noomi Rapace. El final de los dos había quedado completamente abierto en el final de Prometheus y ahora podemos ver cual era el destino de ese viaje en la nave de los Ingenieros.

Aún nos queda saber como enlazará este corto con los hechos de Covenant, ya que me da la sensación de que hay un hueco considerable entre la imagen final y lo que se conoce de la película, aún así, debo reconocer que están logrando que cada vez me sienta más expectante por ver lo que tiene preparado Ridley Scott.

miércoles, 26 de abril de 2017

La Compañía Negra salta a la televisión

Somos la última de las Doce Auténticas Compañías. Hemos sobrevivido más de un siglo a las demás, pero me temo que nos encontremos en nuestro ocaso. Siento que ésta puede ser la última misión. Una página de historia está a punto de pasar, y una vez lo haga, las grandes hermandades guerreras quedarán destruidas y olvidadas.

Así habla uno de los mercenarios de la Compañía Negra de Glen Cook, una de las sagas cuya lectura recomendaba hace unos pocos días. Supone una magnifica noticia que finalmente se esté preparando una adaptación televisiva basada en los libros, cargados de oscuridad, de magia y de personajes más cercanos al gris que al blanco y negro tan propios de la fantasía de los '80 y los '90.

La Dama y los soldados de la Compañía Negra
La productora Boston Diva, fundada por Eliza Dhusku, será quien traslade las páginas de las novelas a la pequeña pantalla, en colaboración con David S. Goyer, reputado guionista y productor de televisión y cine, responsable del guión, junto a los hermanos Nolan, de la última trilogía de Batman o de El Hombre de Acero 

Dhusku, actriz sumamente conocida por su papel de Faith en Buffy Cazavampiros o de Echo en Dollhouse, sin olvidar su participación en al menos una docena más de series, también se encargará de encarnar el papel de La Dama, una poderosa hechicera convertida en patrona de la Compañía y uno de los mejores personajes de la saga.

Aún no se ha dado a conocer ningún nombre más del resto de actores que compondrán el casting de la serie, ni tampoco el formato o la duración de la misma. Mi único temor es que intenten amoldarse a un público más juvenil o familiar, cambiando radicalmente el fondo y el aspecto de la obra original.

Eliza Dhusku será actriz y productora

No cabe ninguna duda que el mundo de la televisión cada vez mira más a la fantasía, y con ojos muy distintos a como lo hacía tan solo unos pocos años atrás. El éxito mundial de las adaptaciones la obra de Tolkien por parte de Peter Jackson, y, por supuesto, el de Juego de Tronos de la HBO, han facilitado que más y más productoras decidan dar una oportunidad a un género muy denostado en el pasado.

A finales de abril se estrenará la serie de Starz American Gods, basada en el conocido libro de Neil Gaiman. Las bastante interesante Los 100 y Los Magos, las más flojas Cazadores de Sombras o La Crónica de Shannara... 

martes, 25 de abril de 2017

Reflexiones: de los Stark y el Caballero del Árbol Sonriente



El Torneo de Harrenhal fue uno de los acontecimientos más importantes de la historia de los Siete Reinos, no solo por ser el torneo más grande y fastuoso del que se tiene constancia, si no también por los distintos sucesos que tuvieron lugar durante el mismo, y que cambiaron de forma radical el panorama de los Siete Reinos.

En su momento, ya hablé de la coronación de Lyanna Stark como Reina del Amor y la Belleza, preámbulo de la guerra y las implicaciones posteriores de ese gesto en lo sucedido en la Torre de la Alegría. Hoy voy a detenerme en otro detalle que sucedió durante el torneo y que a priori puede pasar un tanto desapercibido. Me refiero a la entrada del caballero misterioso conocido como el Caballero del Árbol Sonriente, cuya identidad sigue siendo desconocida y ha generado un montón de debates en numerosos foros.

La primera mención a dicho caballero se produce en Tormenta de Espadas. Durante el viaje hacia el Muro, Bran escucha una historia de boca de Meera Reed. Resumiendo un poco, habla de un pequeño lacustre que llega a Harrenhall y que sufre un ataque por parte de tres escuderos que le dejan magullado hasta ser rescatado por una loba, de dos patas, que le presenta a su manada. Ya en las justas, un caballero que lleva un escudo con un arciano sonriente aparece y derrota a los tres caballeros cuyos escuderos golpearon al lacustre antes de desaparecer sin que se vuelva a saber de él.

En una primera lectura, la sensación es de ser un relato más, un cuento de caballeros y princesas, pero si se observa con detenimiento cada detalle que va relatando Meera, se llega a la conclusión de ser un hecho real. Los Espadas Blancas recibiendo a un nuevo hermano, es una alusión clara al nombramiento de Jaime Lannister como Guardia Real. La presencia del rey y el enfrentamiento con el gran león de la roca se refiera a la discusión de Aerys II y Lord Tywin. Y el lobo silencioso que es Ned Stark bailando con Ashara Dayne, la doncella de ojos violetas y sonrientes, de cuyo trágico final no toca hablar aquí hoy.

Centrándome ya tan solo en el caballero misterioso, la teoría más generalizada es que bajo su armadura se encontraba Lyanna Stark. Es cierto que en un primer momento, puede dar la impresión de ser el mismo lacustre, que sería Howland Reed, padre de Meera y Jojen, quien se esconde tras el escudo del arciano sonriente. Sin embargo, Jojen se muestra tajante sobre un aspecto.

—En el Cuello no hay caballeros. —dijo Jojen.

Si bien su hermana, al inicio del relato juega un poco al despiste.

—Hubo una vez un caballero en el año de la falsa primavera. —dijo Meera—. Lo llamaban el Caballero del Árbol Sonriente. Es posible que fuera un lacustre.

A lo que Jojen responde de nuevo.

—O tal vez no.

Descartado el lacustre, ¿por qué Lyanna? La razón principal es que eso daría cierto sentido a todo lo que ocurrió después. El rey Aerys, siempre receloso, mandaría a su hijo para que descubriese al hombre bajo el yelmo misterioso. Rhaegar se encontraría con una Lyanna a la que prometería guardar el secreto y el amor entre ambos surgiría en ese momento.

No es tan solo una elucubración basada en deseos o un intento de dar sentido a los actos de Rhaegar, hay motivos suficientes para dar crédito a esta teoría. El primero, la propia personalidad de Lyanna. En Danza de Dragones, Bran ve la siguiente visión a traves de un arciano:

De repente veía a dos niños bailar en el bosque de dioses, mientras se reían y luchaban con ramas rotas. La niña era mayor y más alta.

En un primer momento, Bran cree que es su hermana Arya, pero él mismo se da cuenta de su error, y aunque no lo aclara en ningún momento, resulta evidente que son Lyanna y Benjen Stark. Lyanna, era una niña de caracter con la que Arya ya ha sido comparada en más de una ocasión. Empuña una espada a escondidas, pero no solo jugando con su hermano, en el relato de Meera, se habla de su encuentro con el lacustre y se dice lo siguiente:

La loba atacó a los escuderos con una espada de torneo y los puso en fuga. El lacustre estaba magullado y ensangrentado, de modo que se lo llevó a su madriguera para limpiarle las heridas y vendárselas con lino. Allí conoció a sus hermanos de manada: el lobo salvaje que era su lider, el lobo silencioso que estaba a su lado y el cachorro que era el más joven de los cuatro.

Manejando la espada, es capaz de poner en fuga a tres escuderos. Es muy posible que ninguno de los tres se atreviese en un primer momento a pegar a una muchacha, pero es muy dudoso que se dejasen apalear de esa forma siendo más. Este detalle deja entrever que la habilidad de Lyanna ha ido más allá de esos juegos a escondidas con Benjen.

Claro que manejar una espada no es el único pie de la teoría. En Festín de Cuervos, Jaime deja caer este comentario sobre el Caballero de las Flores:

Jaime siempre había pensado que tres cuartas partes del éxito en una justa dependían de la habilidad como jinete. Ser Loras cabalgaba de maravilla, y sujetaba la lanza como si hubiera nacido con ella en la mano.

Un buen jinete tiene más exito en una justa que uno mediocre, una opinión de alguien que es a su vez buen justador. ¿Qué hay de Lyanna? ¿Es buena amazona? Barbrey Dustin comenta lo siguiente de ella:

—Brandon se crió como pupilo en Fuerte Túmulo con el viejo Lord Dustin, padre del que luego fue mi esposo, pero se pasaba la vida cabalgando por los Riachuelos. Le encantaba montar a caballo, y su hermana pequeña era igual que él, ¡menudo par de centauros!

En una conversación de Roose Bolton sobre su fallecido hijo Domeric, otro gran amante de los caballos, se hace mención a Lyanna.

Ni la hija de Lord Rickard lo superaba, y eso que esa muchacha era también mitad caballo. Redfort decía que sería muy bueno en las justas. No se puede justar bien si no se monta bien.

Ya está. Parece que esta todo más que claro. Lyanna es comparable a los mejores jinetes de Poniente, sabe luchar con una espada, eso hace que sea el Caballero del Árbol Sonriente, no hay ninguna duda.

¿No hay ninguna duda? Pues yo tengo unas cuantas. La primera viene a raíz de este detalle de Choque de Reyes, donde Sansa relata un entrenamiento de Tommen:

Tommen hizo trotar al poni, blandió la espada con energía y asestó un fuerte golpe contra el escudo del caballero al pasar junto a él. El estafemo giró, y la maza acolchada acertó al príncipe en la nuca. Tommen cayó de la silla, y su armadura nueva matraqueó como un montón de cacerolas viejas al chocar contra el suelo.

Vale, sí, lo sé. Parece que solo demuestra que Tommen es un niño gordito y torpón, pero quiero detenerme en el hecho de que tiene tan solo 8 años y qué a esa edad ya está aprendiendo a montar con armadura.

Es un detalle que suele pasarse mucho por alto o no concederle en absoluto importancia. Una justa implica usar una armadura, que añade un considerable peso adicional al jinete, además del empleo de la lanza y el escudo que limita los movimientos en ambos brazos. Lo siento, pero que alguien me diga que eso no es relevante, me parece un intento de encajar los hechos a la teoría y no la teoría a los hechos.

Si Lyanna llevase entrenando años con lanza, armadura y escudo, no tendría ninguna duda con la teoría, pero echo a faltar una mención a ese respecto. Y no puedo creerme que la primera vez alguien sea capaz de vencer a tres caballeros experimentados. Ojo, no estoy diciendo que los tres caballeros fuesen grandes guerreros legendarios, pero si tenían la experiencia y habilidad suficientes para llegar a ser campeones durante el torneo.

Del mismo modo, ser buen jinete es un factor importante para justar bien, pero no te convierte automáticamente en un invencible justador. Por ejemplo:

—Cabalgáis como un norteño, mi señora. —dijo Harwyn una vez se hubieron detenido—. Vuestra tía era igual. Me refiero a Lady Lyanna. Pero recordad que mi padre era el caballerizo mayor.

Harwin, antiguo guarda de Invernalia, habla con Arya, y tras mencionar a Lyanna, se deja entrever que él es, era, mejor jinete que la fallecida. Eso significaría que se le darían bien las justas, ¿no? Pues según vemos a través de los ojos de Sansa en el Torneo de la Mano, no mucho.

A Alyn y a Harwin no les fue tan bien. Ser Meryn de la Guardia Real desmontó a Harwin en la primera justa, y Alyn cayó ante ser Balon Swann.

Vemos que si bien es importante ser buen jinete, no por ello ya eres un buen justador. Puede decirse que un buen justador es un buen jinete, pero que ser buen jinete no te hace al instante buen justador.

La pregunta es obvia. Sí no es el lacustre, sí no es Lyanna Stark, ¿quién es el Caballero del Árbol Sonriente?

Es evidente que tiene que ser uno de los tres hermanos Stark. Puede descartarse a Benjen, que por aquel entonces sería demasiado joven, lo que nos deja a Brandon y a Eddard. Brandon, que ya hemos visto era buen jinete, sería la opción más obvía, pero Meera nos cuenta:

—Eso no lo sabía nadie —dijo Meera—, pero el caballero misterioso era de corta estatura, y su armadura estaba hecha con piezas de diversa procedencia.

Este es el punto que descarta a Brandon, y quizá también a Eddard. Pero antes de que parezca que justamente estoy adaptando los hechos a la teoría, voy a dar los motivos por los que creo que el caballero es Ned Stark.

Antes de que Meera inicie su relato, Jojen dice esto a Bran:

—O tal vez no. —El rostro de Jojen estaba oculto entres sombras verdes—. El príncipe Bran habrá oído esa historia mil veces, estoy seguro.

Como veis, es justo tras descartar que el lacustre fuese el campeón. Aquí ya da a entender que es una historia que involucra a los Stark y que solo Ned podía habérsela contado a sus hijos, justo como señala poco después Jojen.

—¿Tu padre no te contó esta historia? —preguntó Jojen.

Una pregunta que vuelve a repetirse tras acabar Meera su historia.

—¿Seguro que no la habías oído, Bran? —preguntó Jojen —. ¿Tu señor padre no te la contó nunca?

Resulta muy llamativa esa insistencia por parte de Jojen, esa extrañeza al no conocer un suceso que fue tan importante para la Casa Stark. Hasta en dos ocasiones sale a relucir Ned, como si fuese algo importante para él. ¿Quizá por ser el protagonista de la historia?

Puede ser. Está el detalle de esa mención a alguien de corta estatura, pero Ned era aún joven por aquel entonces, y tampoco se indica que fuese una persona muy alta. Admito que es un detalle que permite dudas, pero un apunte más. Cuando un caballero es derribado en un torneo, debe pagar un rescate por su caballo y su armadura, que pasan a ser de quien le ha derribado. Veamos que le pide el Caballero del Árbol Sonriente a los tres campeones caídos.

—Enseñad honor a vuestros escuderos, es todo el rescate que preciso.

¿Existe alguien más preocupado por el honor que Eddard Stark? Sabemos lo honorable que es Ned, tanto para lo bueno como para lo malo. Entra dentro de lo plausible que, al dar cuenta de esa injusticia, decidiese repararla. Ese gesto, esa decisión calmada, encaja más con el carácter adusto de Ned que con las personalidades más impulsivas y "salvajes" de Brandon o Lyanna.

Tendremos que esperar a próximos libros para saber la verdad. O quizá no, quizá sea uno de esos secretos no revelados que sirven para enriquecer tanto una historia. Y que cada uno vaya encajando las piezas como mejor convenga a sus propios gustos.

lunes, 24 de abril de 2017

Mar Quebrado a precio de bolsillo

Grandes noticias para todos los fans en castellano de Joe Abercrombie, ya que en julio se editará su trilogía del Mar Quebrado en tamaño bolsillo, lo que brinda una oportunidad magnífica de disfrutar a un precio más asequible de uno de los mejores autores actuales dentro del género de la fantasía.


Las portadas de la trilogía.
Esta trilogía del Mar Quebrado supone el primer trabajo de Abercrombie lejos de su oscuro mundo de La Primera Ley, adoptando al mismo tiempo un tono más juvenil y aventurero y menos oscuro que en sus libros anteriores, pero sin perder esa moralidad gris que es tan propia de los personajes del autor.

La historia se desarrolla en el reino de Gettlandia, y tiene como primer protagonista a Yarvi, príncipe de una sociedad guerrera que recuerda imperiosamente a la vikinga, que nace con una malformación en una mano que le impide ser guerrero y es dado de lado por todos, incluido su propio padre. Yarvi decide convertirse en un estudioso, pero cuando su padre y su hermano mueren, asciende a un trono que otros conspirarán para arrebatarle.

Como veis, es un argumento que a primera vista puede resultar algo simple o manido, el típico y tópico viaje del héroe para recuperar lo que era suyo. Es cierto, en parte, pero Abercombie es conocido por saber retorcer esos tópicos de forma brillante, y a lo largo de los libros los lectores nos llevaremos más de una sorpresa con ciertas revelaciones inesperadas. 

viernes, 21 de abril de 2017

Aluvión de recomendaciones

Hoy me tomo una pausa de los géneros habituales para hacer unas cuantas recomendaciones variadas, recomendaciones en las que tocaré todo aquello que también me gusta y que no cae dentro de la fantasía o la ciencia ficción.

CLÁSICOS DE LA CIENCIA FICCIÓN





















Empiezo por dos de las novelas más reconocidas dentro de la ciencia ficción. El primero de ellos, Dune de Frank Herbert, publicada en 1965 y que ganó tanto el premio Hugo como el Nébula. La historia gira en torno a Paul Atreides, que tendrá que abrirse paso y sobrevivir en el árido planeta de Arrakis, en un camino mesíanico de venganza contra los que intentaron destruir su Casa. Puede parecer el habitual recorrido del héroe visto ya hasta la saciedad, pero Herbert retuerce los conceptos ya clásicos hace cincuenta años dejando una obra de obligada lectura.

El segundo sería El juego de Ender, que justamente acaba de cumplir treinta años de su publicación en España. La novela más reconocible de Orson Scott Card y que también ganó el Hugo y el Nébula. Ender es un niño de apenas seis años que es reclutado para convertirse en un líder militar para enfrentarse a una raza de alienígenas de aspecto de insectos. Un relato duro, que ahonda en temas más allá de lo bélico mientra Ender se convierte en algo más que el mejor comandante de la humanidad.

CLÁSICOS DE LA FANTASÍA




















Dentro de la fantasía, ahora que el mundo de Malaz vuelve a adquirir relevancia tras su nueva publicación en castellano, es el momento de adentrarse en las filas de La Compañía Negra, las novelas de Glen Cook que sirvieron de inspiración a Erikson. Publicada en 1984, en una epoca en la que la fantasía parecía empeñada en repetir los mismo patrones hasta el infinito. Cook presenta una compañía de mercenarios de dudoso pasado, carentes de cualquier atisbo honorable y donde la magia se usa con la contundencia de un golpe de espada. 

En una dirección distinta se encuadra El Trono de Huesos de Dragón, primera tomo de Añoranzas y Pesares. Tad Williams rompió los esquemas con esta saga, demostrando que el género era algo más que unos cuantos tópicos manidos. Un mundo cargado de infinidad de detalles, cuidado y sin nada dejado al azar. Dos hermanos enfrentados por el trono de su padre, dispuestos a asumir grandes riesgos para derrotar al otro.

NOVELA HISTÓRICA



















La pluma de Collen McCullough reconstruye la ciudad de Roma más esplendorosa en su heptalogía sobre el fin de la Republica y el comienzo del Imperio. Lo hace con una sencillez natural, con un dominio absoluto de los hechos que relata y al mismo tiempo acercándolo al lector más casual con total sencillez. El Primer Hombre de Roma es el punto de arranque, tan monumental como la propia Roma. Batallas tanto en el campo de la política como en tierras de Numidia, mientras Mario y Sila inician la lucha por ser el hombre más importante de la Republica.

El Águila del Imperio
nos lleva a la época del Emperador Claudio, dando inicio a la aclamada obra sobre el centurión Cato de Simon Scarrow, uno de los nombres más relevantes en la novela histórica actual. Cato y Macro, los dos amigos protagonistas, toman el mismo papel de la serie de la HBO Roma, siendo dos soldados que se ven envueltos en sucesos de relevancia dentro del Imperio Romano. Es una apuesta por la acción más inmediata, dejando a un lado las intrigas políticas y optando por un agradable entretenimiento sin muchas dificultades.

COMIC




















Última parada en el mundo comic, aunque muy alejado de los héroes y similares. Hablar de Alan Moore es hacerlo de uno de los guionistas más grandes del mundo de las viñetas. Su forma de entender el comic, no limitado a las simplezas que uno puede encontrarse en las colecciones más regulares. Providence es su última gran obra, una revisión de los mitos de Lovecraft bajo el prisma personal del propio Moore y con un toque más "realista". Providence narra el viaje de un periodista en busca de la explicación de un misterio, un recorrido por las novelas de los mitos plasmados como solo Moore sabe hacerlo.

J. M. Straczynski saltó de los guiones de la televisión al mundo del comic, en un camino que suele realizarse a la inversa. Dejando a un lado su labor en las series regulares de superhéroes, sus miniseries son autenticas joyas donde la acción se convierte más en un complemento y no en el eje central de la historia. David Grey es un policia que investiga un duro homicidio en las primeras páginas de Midnight Nation, al más puro estilo de la novela negra. La perdida de su alma a manos de unos extraños seres le obliga a realizar un largo viaje para recuperarla antes de un año y del olvido. Una road story donde el viaje importa mucho más que el destino, con decisiones morales y filosóficas impregnadas de la búsqueda del autodescubrimiento.

jueves, 20 de abril de 2017

Reseña: El Temor de un Hombre Sabio

Titulo: El Temor de un Hombre Sabio
Autor: Patrick Rothfuss
Editorial: Plaza & Janés
Precio: 24'90 €
Páginas: 1200

SINOPSIS

El hombre había desaparecido. El mito no. Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, trotamundos, héroe y asesino, Kvothe había borrado su rastro. Y ni siquiera ahora que le han encontrado, ni siquiera ni siquiera ahora que le han encontrado, ni siquiera ahora que las tinieblas invaden los rincones del mundo, está dispuesto a regresar. Pero su historia prosigue, la aventura continúa, y Kvothe seguirá contándola para revelar la verdad tras la leyenda.



RESEÑA

Segundo día de la Crónica del Asesino de Reyes. Rothfuss tenía una dura tarea por delante que él mismo se había impuesto con El Nombre del Viento: demostrar que no era flor de un día. Su debut fue el que todo escritor desearía para su primer libro, lo difícil estaba por llegar, no solo mantener el nivel, superarlo si era posible.

Lo consigue. Aunque solo a medias.

Este Temor de un Hombre Sabio, conserva todo lo que hizo triunfar a lo grande al primer volumen, lo cual es todo un bagaje muy favorable. La prosa de Rothfuss convierte cualquier aporte en algo enriquecedor, lo que denota el mimo y el cuido por el detalle del autor. Su mundo, que amplía enormemente, espira vida en cada página, con una habilidad que muy pocos pueden igualar.

A pesar de ello, o precisamente por ello, los defectos de su primer libro siguen presentes en este segundo, y ahora es mucho más difícil pasarlos por alto o que resulten menos evidentes. No estoy diciendo que no valga la pena leerlo, más bien al contrario, pero si que se esperaba más tras ese debut tan vertiginoso.

La historia prosigue en el mismo punto donde lo dejaba El Nombre del Viento, de nuevo alternando capítulos desarrollados en el presente que sirven como pausas al grueso de la historia, donde Kvothe relata sus vivencias y hazañas.

La primera parte del libro transcurre en la Universidad, acompañando a Kvothe en sus estudios y vislumbrando por fin la ansiada asignatura de la nominación que apenas había sido mencionada con anterioridad. Rothfuss repite el mismo esquema: matricula alta, búsqueda del dinero, problemas para pagar las deudas. Y funciona al no enfangarse demasiado con ello, dando más importancia a lo interesante de verdad, los estudios y las clases.

La historia toma un cariz nuevo y refrescante cuando Kvothe se ve "obligado" a viajar, a dejar por un tiempo sus estudios en una excusa perfecta para ver más del mundo imaginado por Rotfhuss. La primera parada será Vintas, donde Kvothe entrará en contacto con los juegos de la nobleza al mismo tiempo que en las páginas se despliega un escenario completamente nuevo: intrigas, juegos de poder e influencia, seducción... Ambiente completamente opuesto al de la Universidad, aunque no por ello menos disfrutable.

La ciudad de Severen se convertirá en una parada más en el viaje de Kvothe, acompañado en esta ocasión por unos cuantos mercenarios, todos ellos de importancia relativa y simples adornos. Es en este punto donde se introduce a Felurian, un ser Fata, una especie de hada, de enorme belleza que seduce a los hombres y a los que vuelve locos tras pasar una noche con ella. Kvothe cae en sus brazos, pero él logra lo que otros no pudieron y regresa al mundo real con su cordura intacta. Es una pena que al girar la historia absoluta y completamente en torno a Kvothe, lo que sucede en otras partes del mundo solo lleguen a nosotros cuando él posa sus ojos allí, y siempre que sea digno de atención.

El último lugar a visitar será Ademre, hogar de los mercenarios adem, una curiosa sociedad de guerreros de ambos sexos que se comunican tanto con las palabras como con signos que sirven para transmitir sus entonaciones. Su arte de combate es secreto, no lo comparten con extraños, sin embargo, Kvothe es adiestrado por los adem.

Kvothe procede a regresar, primero a Vintas y luego a la Universidad, con una evolución muy clara en el personaje, pero a pesar del enorme viaje que acaba de dar por el mundo, dejando la sensación de no haber avanzado mucho en su historia a pesar de ser uno de los recorridos mejor relatados que he leído.

Lo mejor: la Universidad, sus capítulos siguen siendo los más recomendables. Nuevos escenarios, que sirven para ampliar el vistoso mundo creado por Rothfuss. Elodin, el único personaje secundario que llega a destacar y a tener voz propia. La prosa, Rothfus logra que uno sienta envida al leer, y no precisamente de la sana.

Lo peor: los secundarios, de nuevo meras comparsas con las que Kvothe habla de sus cosas. Denna, no se si es premeditado, pero es un personaje insoportable. La trama, deja con un regusto a punto muerto. El cambio de Kvothe, que desmerece al personaje y lo acerca peligrosamente al stusismo. Cortes bruscos, en un par de ocasiones, se resuelven dos momentos importantes con un par de párrafos cortos que descolocan por completo al leer.

VALORACIÓN FINAL: 7/10

No puedo decir que El Temor de un Hombre Sabio suponga una decepción, tiene virtudes, puntos tremendamente positivos y sigue siendo tan delicioso al leer como el debut de Rothfus. Pero, y es un pero muy grande, los puntos a favor son los mismos, y los defectos son mucho más notorios y más difícil pasarlos por alto.


Destacaría dos como los principales. El primero es el nulo avance de la trama sobre los Chandrian. Con dos tercios de historia concluidos, apenas sabemos cualquier cosa sobre ellos. 1200 páginas nuevas y la información es prácticamente la misma. O en el tercer día Kvothe avanza a la carrera o son un MacGuffin en toda regla.

Kvothe sería el segundo punto deslucido que le encuentro. El cambio en torno a sus hazañas adquieren un camino muy desviado de que contaba Rothfuss en El Nombre del Viento, llegando incluso a torcer sus propias normas para el lucimiento del personaje. Antes Kvothe era una granuja que adornaba sus historias para que fuesen más grandes de lo que eran en realidad, ahora son directamente grandes gestas únicas.

Por descontado, tanto la prosa como el rico mundo que Rothfuss transmite y despliega en cada una de sus páginas siguen luciendo incluso más que en su primer libro. El viaje es placentero desde su mismo arranque, incluso las partes más mundanas se convierten en toda una delicia lectora, pero sus borrones impiden que un buen libro se convierta en un gran libro.

miércoles, 19 de abril de 2017

Hoy recomendamos: La Cosa


EL DIRECTOR

John Carpenter es uno de los mejores directores de la historia del cine.

Así de simple y rotundo. La verdad es que Carpenter tiene detractores, pero no son nada en comparación a la avalancha de seguidores que le consideran, le consideramos, uno de los cineastas de mayor relevancia del celuloide.

Toca todos los géneros posibles en un momento u otro: horror, humor, acción, fantasía, ciencia ficción, drama... y todos con soltura, impensables para alguien que rodaba sus proyectos en pocos meses, dejando un enorme trabajo y su sello en todo momento.

Su filmografía está repleta de obras de calidad, alguna auténticos hitos del cine como Halloween (1978), que sirvió para establecer las bases del genero slasher y que llegaría a recaudar más de 65 millones en todo el mundo partiendo de un presupuesto de poco más de trescientos mil. La Niebla (1980), sería otro de sus grandes éxitos, al igual que Rescate en Nueva York (1981), Starman (1984)...

Irónicamente, sus dos películas más recordadas por su publico más fueron dos rotundos batacazos en taquilla. Tanto La Cosa como Golpe en la Pequeña China apenas tuvieron gran repercusión en su momento, pero fueron éxitos absolutos en el mercado del vídeo doméstico y del videoclub, estando consideradas hoy día como auténticas obras de culto de obligado visionado. Esos sendos fracasos terminaron por alejar a Carpenter de los proyectos ambiciosos y las grandes financiaciones, dedicándose a trabajos de bajo presupuesto donde se desenvolvía con mejor soltura.

Los '90 significaron sus últimos años de actividad continuada, con bastantes más sombras que luces. Destaca Vampiros (1998) o su Rescate en L. A. (1996) antes de retirarse parcialmente de la dirección, siendo Encerrada (2010) su último trabajo y que llegó tras un parón de nueve años.

PRODUCCIÓN Y ESTRENO

Carpenter era un fan acérrimo de El Enigma de otro mundo, película de 1951 que adaptaba el relato corto de John Campbell ¿Quién anda ahí?, por lo que cuando la Universal le ofreció la posibilidad de hacer una nueva versión, aceptó sin dudarlo mucho.

En vez de realizar directamente un remake (que no es un invento de esta época) Carpenter optó por hacer una adaptación más fiel del relato, donde la paranoía resultase capital para el desarrollo de la historia. Como protagonista eligió a Kurt Rusell, el actor fetiche de Carpenter y cuyas carreras no podrían entenderse sin el otro.

Kurt Russell es el actor principal de La Cosa
Con 15 millones de presupuesto, el más alto para el director en aquel entonces, 1982,, con nombres tan ilustres como Ennio Morricone encargándose de la banda sonora y el respaldo de un estudio como Universal, se esperaba un éxito en taquilla.

Fracasó estrepitosamente, para las cifras del cine ganar "tan solo" 4 millones es un fracaso, lo que precipitó un tropiezo para la carrera de Carpenter e incluso la perdida de proyectos futuros. El estreno de E.T. el extraterrestre, dirigida a un publico más familiar y un ambiente diametralmente opuesto supuso un rival demasiado duro para batirlo en taquilla.

Aún así, el paso del tiempo hizo de La Cosa una obra maestra, considerada la mejor obra de Carpenter, situada siempre en la parte alta de listas de películas de terror o de ficción. Como muestra un botón, está entre las 200 películas más valoradas en IMDb. Que se dice pronto.

LA COSA

El mayor acierto de la historia es desarrollarse en un paraje tan desconocido y tan aterrador como es la Antartida. Desde la primera imagen, una nave espacial acercándose a la tierra, se puede entrever que nos espera una película de ficción, pero el cambio visual de la inmensidad del espacio a la enorme nada antártica sirve de puente magistral para la presentación.

Carpenter presenta una estación científica estadounidense, cuya labor no está especificada en ningún momento y es él único punto negro si se quiere rizar el rizo. Los personajes se introducen sin muchas pretensiones hasta que se inicia la acción. Un plano de un helicóptero sobrevolando los paramos helados y nevados, persiguiendo y un hombre armado con un fusil que dispara a un perro. El perro alcanza a los americanos, el helicóptero aterriza y, en una secuencia un tanto cómica, piloto y fusilero acaban muertos y el helicóptero destruido.
El husky perseguido por los noruegos
Resulta muy creíble que los dos desconocidos, que se revela de nacionalidad noruega, sean incapaces de comunicarse con los americanos, obviando esa universalidad del cine donde todo el mundo habla inglés.

MacReady, el personaje de Kurt Russell, pilota su propio helicóptero en dirección a la base noruega en compañía del doctor y otro investigador para averiguar que impulsa ese comportamiento. Al llegar, descubren toda la base destruida, a todos los investigadores noruegos muertos, algunos por su propia mano, y a extrañas figuras carbonizadas deformes, una de las cuales se llevan con ellos en el viaje de regreso junto con unas cintas de vídeo que demostraran el descubrimiento hecho bajo el hielo por los noruegos.

Cuando el "perro" muestra su verdadera cara, la de una cosa alienígena que puede imitar y asimilar a todos los seres vivos con un mero roce, se inician las desconfianzas, los recelos. La película se convierte en un ir y venir de paranoia, de intentar averiguar quien es aún humano y quien ha sido asimilado por la criatura. Al mismo tiempo se inicia una lucha, por sobrevivir pero también para evitar que la cosa escape e infecte a toda la civilización.

Aunque la angustia no se limita solo al aspecto psicológico, no. Ni mucho menos. La Cosa deja unas cuantas escenas que se te quedarán grabadas en las retinas, todo un impacto visual en forma viscosa e imposible que se convierte en la mejor película de ambientación Lovecraft sin ser Lovecraft, no se me ocurre un trabajo que adapte con tanta solvencia la obra de uno de los maestros del terror. No llegar al gore ni a la casquería gratuita que se espera de cualquier película de miedo actual.

Una de las creaciones de la criatura
Todo eso está muy bien, pero ya aventuro la pregunta: ¿se puede ver hoy día sin que salten todas las costuras? Si. Rotundamente sí. La ventaja de usar animatronics es que algo que es real parece real a pesar del tiempo. Criaturas imposibles, amorfas, ajenas a este mundo pero que resultan verosímiles siempre y cuando se tenga en cuenta que se trata de una obra de ficción. Yo mismo vi la película por primera vez hará unos siete años, por recomendación expresa de un amigo, y admito que me dejó pegado al sofá toda una tarde. Gracias sobre todo a un final redondo, de esos de quitarse el sombrero y agradecer lo que acabo de ver.

Tengo que mencionar, como apéndice final, que en el 2011 se estrenó una película que servía de precuela para explicar los sucesos de la base noruega. Valoro positivamente que no se dedicasen a hacer una versión libre y que todos los pequeños detalles que se ven durante la visita de MacReady, algunos de apenas segundos, encontrasen su explicación y su momento en la precuela. La considero una obra meramente entretenida, pero que carece del encanto de la original de Carpenter, así como de un casting que resulta bastante deslucido al ser muchos meros figurantes sin relevancia alguna y fácilmente olvidables.